Please reload

Entradas recientes

El taller de costura a través de los ojos de una niña

October 16, 2017

1/1
Please reload

Entradas destacadas

El taller de costura a través de los ojos de una niña

October 16, 2017

Cuando miro a mis hijas me pregunto cómo recordarán todo el día de mañana (la hora del baño, sus tardes en el parque, las guerras a la hora de comer….). Yo tengo muchos recuerdos bonitos, pero tengo uno en particular que se repetía casi a diario.


Mi madre siempre ha sido una mujer muy decidida, incluso en una época difícil para la mujer emprendedora, por lo que después de haber criado a 3 hijos muy seguidos, decidió comenzar algo que la hacía mucha ilusión, abrir un taller de costura junto a su hermana.

 

 

 

Teniendo yo  5 años de edad nos mudamos de barrio y nos fuimos a vivir  cerca de la casa de mi tía Feli , ella vivía junto a su marido y mis primas en una casa baja muy grande donde, después de hacer unas pequeñas obras, se pudo hacer el taller de costura.

 

Recuerdo esos años con mucho cariño. Deseaba salir del colegio para meterme en ese taller, y debajo de esas máquinas de coser para poder soñar. Esas habitaciones llenas de montañas de ropa a medio hacer y esas cajas gigantes donde yo me podía esconder sin que nadie me viese. Con la radio siempre de fondo y el ruido de las máquinas a toda velocidad, mi mente se dejaba llevar por todo lo que veía.

 

 

 

Me encantaba  el rincón de las bobinas de hilo. Para mí era un auténtico abanico de posibilidades con las que jugar. Organizaba los colores de claros a oscuros y ¡¡voilà!! Ya tenía los bandos organizados, los claros eran las princesas y los oscuros los príncipes. A las princesas las escondía o las enrollaba a las patas de las máquinas de coser cuál prisioneras y los príncipes iban en su búsqueda y rescate ¡¡Cómo me gustaban esos momentos!!

 

Todavía me sonrío cuando recuerdo cómo las risas de las trabajadoras, debido a mi gran despliegue de caballerías, hacían que me saliese de mi mundo imaginario. Y de como ellas cuando necesitaban algún color determinado no iban a buscarlo a la estantería si no que terminaban tirándose por los suelos en busca de la bobina perdida. Aquellas mujeres eran como mi familia. Siempre hablando de su día a día y de todo lo que  las preocupaba.

 

Fui creciendo en ese mundo, y cada vez me despertaba más la atención, ver como venían los paquetes divididos por piezas y poco a poco se iban montando y encajando a la perfección. A medida que crecí empecé a ayudar un poco en algunas tareas del taller, pero lo que realmente me apetecía  tocar eran aquellas máquinas de coser. Mi madre nos ponía a mi hermana y a mí en distintas máquinas para qué, con trozos de patrones que ya no valían para nada, hiciéramos formas y cogiéramos un poco de experiencia.

 

Luego me fui atreviendo más y empecé a estrecharme pantalones y cortándome las mangas de las camisetas ¡Dios mío cuanta ropa habré podido destrozar con mi obsesión de estrecharme los Levis 501 que heredaba de mis tías! Si Levis Strauss levantase la cabeza….. Incluso me hice algún que otro vestido con ayuda de patrones que me iba encontrando abandonados por el taller. Esa fue mi infancia en aquel taller, y casi sin querer fui adquiriendo unos conocimientos que a día de hoy me sirven muchísimo.


Espero que esta nueva aventura en la que me embarco haga que mis hijas puedan disfrutar tanto como lo hice yo en aquella época en ese maravilloso taller de costura de mi madre y mi tía Feli.

 

¡Gracias por estar aquí! No olvides visitar mis diseños y si te gustan no dudes en pedir cita conmigo :) 

 


 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square